Oración

5 cosas que hacer cuando Dios parece silencioso

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

Dios responde a la oración. Pero a veces, Él guarda silencio.

Como creyentes, todos hemos estado en esa situación, o lo estaremos. Puede que busquemos a Dios con insistencia pero, a cambio, solo percibimos su silencio. Y este silencio puede ser difícil, frustrante, incluso insoportable.

La Biblia cuenta la historia de un hombre llamado Job que conocía bien el silencio de Dios. En su dolor y sufrimiento, clamó a Dios. Pidió respuestas. Y siguió preguntando.

Pero durante los primeros 37 capítulos del Libro de Job, sus gritos de ayuda y alivio de Dios sólo se encuentran con el silencio ensordecedor de Dios.

Como cristianos, no siempre vamos a escuchar la voz de Dios, pero de Job podemos aprender algunas cosas prácticas para hacer cuando Dios parece estar en silencio.

 

1. Examina tu vida


Comienza preguntándote si hay algún pecado en tu vida que no has confesado. Asegúrate de que nada te esté impidiendo escuchar la voz de Dios.

Salmos 66:18 dice, “Si no hubiera confesado el pecado de mi corazón, mi Señor no me habría escuchado” (Nueva Traducción Vivientel). Esto requiere una mirada profunda a nuestra vida…

Pregúntate, ¿hay algo (o alguien) que ame más que a Dios?

A medida de que Dios traiga cosas a tu mente, pídele perdón.

Y recuerda, no hay vergüenza en el arrepentimiento. Este acto de fe agrada a Dios y restaura nuestra comunión con Él.

 

2. Acepta la voluntad De Dios



Reconoce que Dios puede estar en silencio. Dios no está obligado a responderte, informarte o hacer saber algo.

"Se dice que Dios es absolutamente libre", dice A.W. Tozer en "El conocimiento de lo sagrado", "porque nadie ni nada puede obstaculizarlo ni obligarlo ni detenerlo. Él es capaz de hacer lo que le plazca siempre, en todas partes, para siempre".

Como nosotros, Job se enfrentó a la decisión de reconocer, o rechazar, la autoridad de Dios. En respuesta a su sufrimiento y pérdida, la esposa de Job le sugirió que maldijera a Dios y muriera.

En lugar de seguir su consejo, Job elige dejar a Dios ser Dios. “¿Aceptaremos solo las cosas buenas que vienen de la mano de Dios y nunca lo malo?” él contestó. (Job 2:10 NTV).

Aceptar la autoridad de Dios también significa confiar activamente en Dios, darse cuenta de que Él tiene el control y que se puede confiar en él.

Como vemos al principio del libro de Job, Dios era plenamente consciente de todas las cosas que estaban a punto de sucederle a Job. De hecho, Él le dio permiso a Satanás para hacer estas cosas en la vida de Job. En ningún momento Dios pierde el control.

 

3. Escucha lo que Dios está diciendo



Aunque Dios pueda parecer silencioso respecto a una petición específica, recuerda que Él está en constante comunicación con nosotros.

En realidad, es posible que ya tengas una respuesta de Dios. La biblia está llena de respuestas específicas acerca de lo que está bien y lo que está mal, así como información sobre el carácter de Dios y su intención para nosotros como sus hijos y sus seguidores.

Así que no olvides profundizar en la palabra de Dios, su comunicación escrita para nosotros, para saber lo que Él dice sobre los problemas que estás enfrentando o las preguntas que estás haciendo.

Mientras lees la Biblia, pídele a Dios que te hable a través del Espíritu Santo, quien vive en ti. A veces, los versículos de la escritura pueden tener un nuevo significado a la luz de los problemas actuales que estás enfrentando.

 

4. Reconoce que el silencio puede ser íntimo.

 

El silencio también puede ser una señal de confianza entre tú y Dios.

El evangelio de Juan nos cuenta una historia sobre Lázaro, María y Marta, amigos de Jesús. Cuando Jesús supo que Lázaro estaba enfermo, en lugar de correr a casa de Lázaro para sanarlo, Él permaneció en donde estaba por dos días más (Juan 11:6). Y antes de que Jesús llegara a Betania, Lázaro murió. 

Para María y Marta, hermanas de Lázaro, el silencio de Jesús pudo haberse interpretado como negligencia, que a Jesús no le importó o que no quería ayudarlos.

Esto refleja muchas de las emociones que sentimos cuando Dios no responde inmediatamente a nuestros clamores de ayuda.

Pero en el silencio de Jesús, somos, junto con María y Mara, arrastrados a una nueva cercanía a Dios y a la comprensión de Su poder. Cuatro días después de su muerte, Jesús resucitó a Lázaro de entre los muertos, mostrando Su poder.

“Cuando no puedas escuchar  a Dios”, dice Oswald Chambers en “en pos de lo supremo”, “descubrirás que Él ha confiado en ti de la manera más íntima posible: con un silencio absoluto, no un silencio de desesperación, sino uno de placer, porque vio que podías soportar una revelación aún mayor”. 

Cuando te sientes completamente cómodo con una persona, es posible sentarse juntos en una habitación y no decir una sola palabra.

En el amor, el silencio puede ser una señal de intimidad.

Para Job, el silencio de Dios también fue el resultado de la profundidad de su relación. Cuando Satanás se acercó a Dios, Dios dijo, “Te has fijado en mi siervo Job? Es el mejor hombre en toda la tierra; es un hombre intachable y de absoluta integridad. Tiene temor de Dios y se mantiene apartado del mal” (Job 1:8 NTV). Dios elige a Job porque confió en él.

 

 

5. Continúa hablándole a Dios



Solo porque Dios parece silencioso no significa que debamos dudar de Él o dejar de orar.

El silencio de Dios no es una licencia para que le demos la espalda. Por el contrario, es una invitación a seguir adelante y a buscarlo con más diligencia.

Los salmistas modelaron el clamor a Dios. David dijo: “Cada día clamo a ti, mi Dios, pero no respondes; cada noche levanto mi voz, pero no encuentro alivio” (Salmos 22:2, NTV).  Job también clama continuamente a Dios, pidiéndole que le responda. 

Durante las páginas del libro de Job, Dios guarda silencio. Pero en el capítulo 38, Dios responde y cuestiona a Job. “¿Dónde estabas tú cuando puse los cimientos de la tierra?”, pregunta Dios, “Dímelo, ya que sabes tanto” (Job 28:4, NTV).

Dios está en control y siempre lo ha estado. Él escuchó el clamor de Job pidiendo ayuda. En la confianza, esperó el momento perfecto para hablar y le recordó a Job que:

Dios responde a las oraciones.

 

©1994-2022 Cru. todos los derechos reservados.