Oración

¿Dios siempre responde a la oración?


Es fácil orar cuando Dios contesta nuestras oraciones de la manera en la que queremos que lo haga.

Oré por un cónyuge durante mucho tiempo, y después de tres años de sequía, conocí a una mujer que me gustaba mucho. Pero mientras oraba, sentí que el Señor me decía que esperara. No lo entendía, pero en pocas semanas, ambos nos movimos literalmente en diferentes direcciones con nuevos trabajos y nuevos lugares para vivir en lados opuestos del mundo.

Orar se hizo más difícil. ¿Por qué Dios diría "espera" y luego pareciera decir "no"?

¿Estaba Dios siquiera respondiendo a esta oración?

A veces pareciera como si mis oraciones rebotaran en el techo y Dios estuviera en silencio.  Por ejemplo, he estado orando por décadas para que mis amigos y familiares conozcan a Jesús, pero parece que no pasa nada.

Recientemente me recordaron que "la palabra de Dios es una lámpara a mis pies; es una luz en mi sendero" (Salmos 119:105). Dios dirige mi sendero, él ilumina mi camino. Sus caminos son claros y con un propósito. Los caminos del diablo son confusos y sin propósito. Cuando estoy frustrado en mi vida de oración, me anima cómo Dios respondió a la oración en la biblia.

 

Lo que aprendemos acerca de la oración en Hechos

En Hechos capítulo 16, Dios dijo "No" a Pablo y Silas cuando quisieron ir a Asia a predicar el evangelio. Pero Él les dijo "Sí" para que fueran a Macedonia.

"Atravesaron la región de Frigia y Galacia, ya que el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia. Cuando llegaron cerca de Misia, intentaron pasar a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió. Entonces, pasando de largo por Misia, bajaron a Troas.

Durante la noche Pablo tuvo una visión en la que un hombre de Macedonia, puesto de pie, le rogaba: «Pasa a Macedonia y ayúdanos». Después de que Pablo tuvo la visión, en seguida nos preparamos para partir hacia Macedonia, convencidos de que Dios nos había llamado a anunciar el evangelio a los macedonios". (Hechos 16:6-10).
 

A veces oramos para que algo pase, y Dios contesta nuestra petición de forma inmediata, sin embargo, aun así nos cuesta creerlo. Eso fue lo que pasó en Hechos 12. Se describe cómo los cristianos estaban orando por la liberación de Pedro de la prisón, pero cuando ocurrió, no lo creyeron.

"Pero, mientras mantenían a Pedro en la cárcel, la iglesia oraba constante y fervientemente a Dios por él". (Hechos 12:5)

"Entonces Pedro volvió en sí y se dijo: Ahora estoy completamente seguro de que el Señor ha enviado a su ángel para librarme del poder de Herodes y de todo lo que el pueblo judío esperaba. Cuando cayó en cuenta de esto, fue a casa de María, la madre de Juan, apodado Marcos, donde muchas personas estaban reunidas orando. 13 Llamó a la puerta de la calle, y salió a responder una criada llamada Rode.

  "Al reconocer la voz de Pedro, se puso tan contenta que volvió corriendo sin abrir. —¡Pedro está a la puerta! —exclamó.  —¡Estás loca! —le dijeron. Ella insistía en que así era, pero los otros decían: —Debe de ser su ángel. Entre tanto, Pedro seguía llamando. Cuando abrieron la puerta y lo vieron, quedaron pasmados. Con la mano Pedro les hizo señas de que se callaran, y les contó cómo el Señor lo había sacado de la cárcel".     

¿Te sientes desanimado cuando Dios dice "espera" o cuando dice "no"? Recuerda que Él sabe lo que está haciendo. Recuerda que lo más importante que Dios valora es que tengamos una conversación con Él. La interacción de Cornelio con un ángel explica cómo Dios ve la oración.

"Vivía en Cesarea un centurión llamado Cornelio, del regimiento conocido como el Italiano. Él y toda su familia eran devotos y temerosos de Dios. Realizaba muchas obras de beneficencia para el pueblo de Israel y oraba a Dios constantemente. Un día, como a las tres de la tarde, tuvo una visión. Vio claramente a un ángel de Dios que se le acercaba y le decía: 
—¡Cornelio!—¿Qué quieres, Señor? —le preguntó Cornelio, mirándolo fijamente y con mucho miedo.—Dios ha recibido tus oraciones y tus obras de beneficencia como una ofrenda —le contestó el ángel—.             

Para mí, la temporada de "No" y "Espera" se sentían difíciles y confusas. Pero pronto DIos dijo, "ve", y 2 años más tarde me estaba casando con mi actual esposa.

¿Ha cambiado tu visión acerca de la oración después de leer más acerca de la oración en Hechos?

Considera crear un diario de oración para registrar la fecha en la que comenzaste a orar por una situación específica, cómo respondió Dios y cuándo. Incluso cuando Dios dice "No", puedes estar animado porque Él sabe lo que es mejor.

 

©1994-2022 Cru. todos los derechos reservados.