Oración

3 consejos para mejorar tu vida de oración

Desde que inicié mi vida cristiana escuché que orar es “hablar con Dios”  y pensé “ah… Suena super fácil” porque imaginé que era como cuando estoy en medio de una conversación super emocionante con una amiga a la que no he visto en seis años y  nos estamos poniendo al día, o como cuando hablo con otra amiga de la planeación de su boda o de lo emocionante que puede ser conversar con mi amiga sobre  las memorias de nuestras vacaciones. Pero basada en los hechos sé que ha sido un desafío mantener una ferviente y contante conversación con Dios a través del tiempo, por diferentes razones, tal vez porque inicialmente imaginé que necesitaba tener un lugar super sagrado para acercarme a Él o porque necesitaba sentirme inspirada y “espiritual” para iniciar a hacerlo, o en otras ocasiones porque pensé que solo hay algunas personas que han sido llamadas al ministerio de la oración y  por eso esas personas tenían el “talento” o dedicación para hacerlo y tener una vida de oración admirable, etc. etc. pero no, esas son excusas, en realidad todos hemos sido llamados para conversar con Dios.

A continuación comparto contigo tres simples consejos que han mejorado mi vida de oración recientemente.

1. Configura el tiempo en pantalla en tu celular

Hay algunos celulares  que ya tienen esa característica dentro la configuración, pero si no es así para ti, puedes descargar una aplicación en Play Store o en App Store y te ayudará a configurar el tiempo que tú quieres pasar en pantalla. No es una nueva noticia que normalmente las aplicaciones de ocio son  las que más tiempo nos quitan, así que puedes iniciar por limitar  el tiempo que pasas en esas, pueden ser juegos o redes sociales. 

2. Inicia un plan de lectura sobre la oración en tu  aplicación de la Biblia.

Utilizo la App de la Biblia de YouVersion y es increíble la gran selección de planes de lectura de la Biblia que puedes encontrar, te sugiero que busques planes enfocados en la oración, ya que eso te ayudará a seguir creciendo en esta área.

3. Busca recursos adicionales para aprender más sobre la oración, como libros o podcast.

No todos somos expertos en todo y  es bueno reconocer que necesitamos aprender sobre esas áreas en las que no tenemos conocimiento, la oración es un área en la que siempre podemos seguir  aprendiendo, personalmente me gusta leer  libros sobre la oración que incluso traen oraciones incluidas que me ayudan a mejorar la manera en que expreso mis anhelos y  peticiones a Dios. Algunos libros que puedo recomendarte son El poder de una esposa que ora y El poder de un esposo que ora. 

Si  te gustaría encontrar otros recursos relacionados con la oración, puedes seguir explorando en la sección de crecer y equipar.

 

©1994-2022 Cru. todos los derechos reservados.