Crecer y Equipar

Liderazgo

 

Ser un coach (entrenador) efectivo se trata de cambiar el futuro. Cada coach determinó en algún momento que podía marcar la diferencia para el destino de un equipo y en la vida de las personas. Él ha decidido que a través de su influencia, mentoría, amor y liderazgo, puede ayudar a las personas y grupos de personas a ser lo que nunca pensaron que podían llegar a ser. 

Como líderes de un ministerio, operamos en cuatro roles:

  • Direction Setter (aquel que establece la dirección)
  • Portavoz
  • Agente de cambio
  • Coach

Como aquel que establece la dirección y agente de cambio, eres responsable de dar forma al futuro del movimiento. Como coach, eres responsable de preparar, equipar y motivar a los miembros de tu equipo para que den un paso hacia ese futuro. 

Un elemento común a todos los coaches efectivos es este: se dan cuenta de que su éxito está ligado a su capacidad de hacer que otros tengan éxito. Su alegría está en el desarrollo y las victorias de aquellos en su equipo. Como líder del ministerio, eres un jugador-coach, un jugador que coachea (o entrena) y un coach que juega. La medida de tu efectividad es el desarrollo y el logro de aquellos en tu equipo, motivando y preparando a otros para jugar y ganar. ¿Has llegado a ese punto?

Todo coach efectivo asume al menos dos responsabilidades principales. Primero, un coach debe desarrollar los talentos individuales y el potencial de cada jugador del equipo. En segundo lugar, el coach debe formar a las personas en un equipo para que puedan maximizar sus posibilidades de ganar. Todo lo que hace un coach gira en torno a estas dos responsabilidades. Como líder del equipo, su trabajo es muy similar al de un coach deportivo. Su coacheo (o entrenamiento) gira en torno al desarrollo de otros para ser algo y hacer algo. También debe ayudarlos a trabajar juntos para maximizar su efectividad.

¿Qué principios podemos aprender sobre el coaching o mentoreo profesional, que si se aplican a lo que hacemos, podrían hacernos más efectivos? ¿Qué hacen los entrenadores o coaches efectivos?

 

Forjar y comunicar la visión

Cada coach exitoso puede ilustrar una imagen que aproveche las aspiraciones de los miembros del equipo: ganar el campeonato de la Universidad... el campeonato nacional. Los entrenadores aprovechan todas las oportunidades para comunicar la visión a quienes los rodean: reuniones, cartas, lemas escritos en las paredes, charlas previas al juego, etc. Después de un tiempo, si la visión está respaldada por una acción constante, los jugadores comienzan a creerla.

Cuando Gary Barnett tomó el puesto de coach en jefe de fútbol en el desventurado (sin temporadas ganadoras entre 1971 y 1994) Northwestern, se puso de pie y prometió que se llevaría el trofeo a Pasadena". Tres temporadas después, lo entregó al ganar el campeonato Big Ten. Un jugador expresó la visión de esta manera: “El entrenador Barnett estableció los objetivos para nosotros y creímos en ellos. Habló sobre "Creencia sin evidencia": fe en lo que estábamos haciendo y adónde nos llevaría todo nuestro arduo trabajo. Realmente podríamos verlo venir ”.

La visión debe incluir, no solo lo que el equipo puede lograr, sino también lo que cada individuo puede llegar a ser. Cuál es tu visión, la visión que Dios te ha dado ¿Qué tan bien lo estás comunicando?

Alinear al equipo

La alineación tiene que ver con lograr que todo el equipo esté a bordo con la visión y los objetivos y luego alinearlos con los medios para alcanzar esos objetivos. Un equipo está alineado cuando todo lo que hace lo hace consistente con cómo eso logra la visión. A la mayoría de los jugadores les gustaría ganar campeonatos de la temporada, pero también deben estar dispuestos a "pagar el precio" de lograr ese objetivo. Los líderes efectivos trabajan para lograr y mantener a sus equipos alineados para cumplir con los objetivos y la visión. Todo, desde la misión hasta las tareas diarias, debe apuntar hacia el cumplimiento de la misma visión. ¿Están los miembros de tu equipo completamente alineados con la visión? ¿Cómo puedes saberlo?

Motivar

El ex coach de Dallas Cowboy, Tom Landry, a menudo habló de su filosofía de coaching en una descripción de trabajo de una frase: "Hacer que un grupo de personas hagan algo que no quieren hacer para lograr lo que han deseado toda su vida".

¿No parece mucho a tu trabajo como líder del ministerio? Los buenos coaches saben que las quejas y refunfuños son simplemente las expresiones del dolor que se necesita para lograr algo que valga la pena. También necesitas comprender que tu equipo de liderazgo y los miembros están involucrados en este movimiento porque realmente quieren que sus vidas importen. Cuentan contigo para motivarlos a continuar, para desarrollar la excelencia en el ministerio y una fe determinada. ¿Cómo los motivamos? Algunos entrenadores confiaron en el miedo. Otros hombres han intentado comprar el éxito a través de altos salarios. Tal vez hay una mejor manera.

A menudo asumimos que nuestra visión y metas motivará automáticamente a quienes trabajan con nosotros. 

Más que cualquier otro factor, es muy importante  trabajar juntos para lograr una visión compartida y objetivos específicos es lo que transforma a un grupo de jugadores individuales en un equipo.

Un coach eficaz no necesita ser un animador, pero debe ser un maestro para motivar a otros a lograr sus objetivos. Él o ella es capaz de estimular a otros a la acción. Los coaches efectivos conocen a su equipo y lo que motiva a cada persona.

Tener una estrategia de juego

Cada coach conoce a su equipo, estudia su situación y competencia y forma un plan que los ayudará a ganar. Las jugadas básicas no cambian. Un plan de juego es la secuencia de jugadas y la preparación para cada situación potencial del juego. Durante los juegos de pretemporada, los equipos de fútbol corren cada jugada, pero durante la temporada, los entrenadores hacen un plan de juego basado en la frecuencia y la secuencia de esas mismas jugadas. ¿Cómo te ayuda tu plan a realizar la visión? La práctica prepara a un equipo para jugar. La planificación prepara a un equipo para ganar.

Seleccionar y desarrollar al equipo

Los tres principales problemas del equipo es tratar de reclutar a los jugadores correctos, desarrollar a los jugadores y posicionar a los jugadores correctos en las posiciones correctas. Reclutamos a los jugadores adecuados desde sus clases de primer año. Esto nos da cuatro años para desarrollar nuevos líderes. Desarrollamos a nuestros líderes dándoles confianza, habilidades y experiencia. Por ultimo, colocamos a nuestros líderes en las posiciones correctas.

La mayoría de los quarterbacks harían tacleadas deficientes. La mayoría de los tacleados serían malos mariscales de campo. ¿Están todos en tu equipo en un lugar para hacer su máxima contribución a la visión y los objetivos del equipo?

Comprometerse con la excelencia

Tom Landry tenía un letrero en el vestuario los Cowboy: "La calidad de vida de un hombre está en proporción directa con su compromiso con la excelencia".

Lou Holtz, de Notre Dame, enumera cuatro cosas necesarias para ser el número 1. La primera es "Hacer un compromiso con la excelencia". Vince Lombardi dice: "Ganar no lo es todo ... es lo único", simplemente significa esto: si te vas a tomar el tiempo para presentarte y jugar, ¿por qué no te comprometes a ganar?

Un entrenador eficaz sigue "elevando el listón", subiendo las espectativas, y ayuda a las personas a convertirse en alguien y hacer algo que no podrían o no harían sin él. Ineficaz es el líder que permite a quienes están a su cuidado  conformarse con la mediocridad. Un compromiso con la excelencia saca lo mejor de las personas. Tolerar la mediocridad envía el mensaje de que de lo que se trata realmente no es tan importante. El camino hacia la excelencia comienza con "trabajar con algunas cosas críticas que realmente marcan la diferencia". Luego, trabajamos en las siguientes pocas cosas críticas. No intentes dominar demasiado, demasiado pronto. Comprométete con el aprendizaje constante y la mejora continua. Haz lo que haces con excelencia. La excelencia es atractiva. ¿Pides excelencia a quienes lideras?

Dominar las habilidades básicas

Cada jugada es simplemente una variación de las habilidades atléticas básicas. John Wooden nunca permitió que sus jugadores se detuvieran. Si no estaban en un ejercicio, estarían disparando tiros libres. No es de extrañar que los Bruins UCLA de Wooden capturaron la corona de la NCAA diez veces. El innovador del fútbol, Paul Brown, comenzó sus conferencias en el campo de entrenamiento cada año sosteniendo una pelota y diciendo: "Caballeros, ¡esto es un fútbol!" ¿Qué hay de tí? ¿Los de su equipo son "expertos en lo básico"? Cada persona en su equipo debe trabajar para convertirse en un experto en evangelismo, seguimiento básico, estudio personal de la Biblia, liderando un grupo pequeño y el ministerio del Espíritu Santo. La efectividad en el ministerio durante toda la vida será una extensión de estas habilidades básicas.

Monitorear resultados

La forma más efectiva de mejorar continuamente es monitorear los resultados. Don Shula, quien tiene el récord de victorias de todos los tiempos para los entrenadores de la NFL, dice que el juego no terminará hasta que se revisen las grabaciones. "La esencia del coaching es la atención a los detalles y el seguimiento de los resultados: estos son los que ayudan a los líderes a realizar visiones y alcanzar objetivos". A menos que estemos midiendo el progreso, como individuos y como equipo, permaneceremos ignorantes en cuanto a dónde debemos mejorar. "Las grabaciones del juego no mienten".

El ex coach de Colorado Bill McCartney llamó a cada jugador a su oficina cada semana para revisar el desempeño de la semana anterior y preguntar qué haría cada jugador para ayudar al equipo a ganar. Para lograr un buen desempeño, necesitamos 1) Definir cómo se ve el buen desempeño, 2) Recompensar el buen desempeño y 3) Corregir el mal desempeño. Es tan simple como eso. A través de comentarios constantes y estímulo positivo, Dios puede usarnos para ayudar a otros a maximizar su potencial.

Practicar la flexibilidad

Shula escribe: "No veo el sentido de seguir un plan de juego que no funciona ... Estoy continuamente buscando datos que harán que mi decisión sea más inteligente". Aunque la planificación es importante, debemos estar dispuestos a cambiar la estrategia para aprovechar una oportunidad imprevista o para evitar una crisis imprevista. El camino crítico hacia nuestro objetivo se asemeja más al curso de un velero que a las vías de un tren. Nuestro compromiso con el proceso de planificación en lugar de un plan de fundición de bronce se reflejará en nuestra adaptabilidad y ajustes de último momento.

Dominar el trabajo

Tom Landry escribe: "Un líder no tiene que ser el miembro más inteligente de un grupo, pero sí necesita demostrar un dominio de su campo. El dominio significa más que solo conocer información y hechos; requiere una comprensión de la información y la capacidad de aplicar esa información ". ¿Eres un maestro de tu oficio? ¿Qué estás haciendo actualmente que te hará más eficiente y hábil como líder?

Amar a los jugadores

A principios de este siglo, el coach de fútbol americano, Amos Alonzo Stagg, dijo: “Debes amar a tus hijos para disfrutarlos al máximo y hacer lo mejor por ellos. He trabajado con niños a los que no he admirado, pero los he amado igual. El amor ha dominado mi carrera de entrenador como estoy seguro de que lo ha hecho y siempre lo hará de muchos otros entrenadores y maestros ". Más recientemente, la leyenda de UCLA, John Wooden, lo expresó así: “A menudo les decía a mis jugadores que, junto a mi propia carne y hueso, eran los más cercanos a mí. Eran mis hijos. Me envolví en ellos, sus vidas y sus problemas ... Siento que mi amor por los jóvenes es la razón principal por la que me he mantenido en el coaching y he rechazado posiciones que habrían sido mucho más lucrativas ".

Los coaches, que tienen éxito a lo largo del camino, no importa cuán brusco sea su comportamiento, sienten un gran amor por sus jugadores. Los jugadores y su desarrollo, no solo como jugadores sino como personas, han dominado la atención de los entrenadores exitosos. Todos nosotros dejamos una estela en la vida de aquellos con quien colaboramos. ¿Es tu estela un dolor y amargura o amor y valor? No puedes dirigir a quien no valoras profundamente.

Ver a las personas en lo que pueden convertirse

A. A. Stagg solía comentar que en veinte años te diría qué tipo de equipo logró "... cuando descubra cuántos médicos, abogados, buenos esposos y buenos ciudadanos han salido de mi equipo".

Los buenos coaches, son buenos porque son buenas personas, miran más allá de los años de contribución que un jugador puede hacer al equipo, miran lo que pueden hacer por el jugador al estar en este equipo. La prueba de nuestro liderazgo es esta: "¿Son mejores personas que cuando los encontraste?" Lou Holtz de Notre Dame recluta jugadores jóvenes diciéndoles. "No vienes a Notre Dame para aprender a hacer algo. Vienes a Notre Dame para aprender a ser alguien. John Wooden se formó más como maestro que como coach. Glennice L. Harmon escribió uno de sus poemas favoritos, titulado They Ask Me Why I Teach:

Me preguntan por qué enseño, 

y respondo:

"¿Dónde podría encontrar una compañía más espléndida?"

Allí se sienta un estadista ... y un médico ...

Un ministro ... granjeros, comerciantes, maestros, trabajadores. Y puedo decir:

"Conocía al muchachito ... pero luego era un niño".

Me preguntan por qué enseño y respondo:

"¿Dónde podría encontrar una compañía más espléndida?"

¿Qué hay de tí? ¿Ves a los de tu equipo tal como son o en qué se pueden convertir? El ex coach de los Cowboy, Jimmy Johnson solía decir: "Trata a una persona como es y seguirá siendo así. Trata a una persona como puede llegar a ser y se convertirá en esa persona ". Cuando el director veterano del campus, Roger Hershey, llama a Freshman a participar en el ministerio, lo hace sobre la base del "Principio 4/40": "Lo que hagas en los próximos cuatro años influirá en los próximos cuarenta". La verdadera prueba de tu coaching no es lo que hacen bajo tu supervision, sino la contribución al reino que hacen durante toda la vida.

Divertirse

John Wooden dijo: "Mi objetivo cada año era hacer del baloncesto un placer, no un veneno". Disfrutar del juego y el éxito en el juego no son mutuamente excluyentes. Rick Neuheisel, coach de fútbol de los Buffaloes de Colorado, sorprendió a su equipo durante las prácticas de dos días al llevar los a una expedición. Tomar tiempo para relajarse y jugar comunica que hay cosas más importantes en la vida además de hacer  ministerio. El trabajo del ministerio nunca se termina. No esperes para celebrar y divertirte hasta que termines el trabajo.

Desarrollar y jugar en equipo

La sinergia proviene de jugar en equipo: el impacto del todo es mayor que la suma de las partes. Tom Landry escribe: “Los mejores jugadores de fútbol tienen que depender más de sus compañeros de equipo. Los once hombres en un equipo tienen roles específicos en cada jugada. A menos que cada uno haga su parte con éxito, la obra no funcionará. Es un esfuerzo coordinado. El noventa por ciento de rendimiento puede significar una falla del 100% ".

Predicar con el ejemplo

Don Shula dice: “Mientras tengas credibilidad, tienes liderazgo para mí. La credibilidad es que su gente cree que lo que usted dice es algo que pueden creer y aceptar de inmediato. En el momento en que se cuestiona su credibilidad de alguna manera, afecta su capacidad de liderazgo ”. John Wooden escribe: “Nosotros, los coaches, tenemos una gran influencia en la vida de aquellos a quienes dirigimos, y las vidas que llevamos desempeñaremos un papel importante en su futuro. Es esencial que consideremos esto como una alta  confianza, sagrada y que demos el ejemplo que sabemos que es correcto ".

 

 

©1994-2019 Cru. todos los derechos reservados.