Oración

Orando con confianza


Durante más de un año, antes de que comenzara Cruzada Estudiantil para Cristo, dirigí equipos de la iglesia en dormitorios universitarios, fraternidades y hermandades en el área de Los Ángeles; sin embargo, que yo sepa, ni una sola persona comprometió su vida con Cristo en ninguna de estas reuniones.

Pero cuando Dios llamó a este ministerio en la primavera de 1951, inmediatamente formamos una cadena de oración de 24 horas y dividimos el tiempo de oración en periodos de 15 minutos. Decenas de cristianos invirtieron tiempo en oración todos los días en nombre de nuestro nuevo ministerio en la Universidad de California en Los Ángeles.

Durante la primera reunión de la hermandad en UCLA después de que la cadena de oración comenzara, más de la mitad de las 60 mujeres presentes expresaron su deseo de recibir a Cristo. En los meses siguientes, más de 250 estudiantes de la UCLA -incluyendo al presidente del cuerpo estudiantil, al editor del periódico y a varios de los mejores atletas- comprometieron sus vidas con Jesucristo.

Esta demostración sin precedentes de la bendición de Dios no fue un accidente. Dios estaba respondiendo a las oraciones de muchos de sus hijos.

A ti también se te ha dado el privilegio de ser usado por Dios para ayudar a cambiar la vida de individuos y naciones. Dios ha puesto literalmente a tu disposición su enorme reserva de poder, sabiduría, amor y gracia, si sólo estás dispuesto a creerle.

A través de los años, hemos aprendido que el cristiano promedio no sabe cómo orar. Un amigo mío que ha sido cristiano por más de 50 años me dijo: "Nunca oro en público, y sé muy poco sobre la oración o cómo orar".

Muchos cristianos -nuevos y viejos por igual- todavía necesitan aprender algunas verdades básicas y sencillas sobre la oración.
 

¿Qué es la oración?


En pocas palabras, la oración es la comunicación con Dios. Todo cristiano tiene una línea de comunicación directa con Dios, disponible en todo momento. Sin embargo, la oración es mucho más que palabras. Es una expresión del corazón hacia Dios. Es una experiencia, una relación, no una actividad.
 

¿Quién puede orar?


Cualquiera puede orar. Sin embargo, sólo aquellos que caminan en fe y obediencia a Cristo pueden esperar recibir respuestas a sus oraciones. En la antesala de su crucifixión, Jesús prometió a los que le pertenecen: "Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré".

Dios escucha la oración de cualquier persona verdaderamente arrepentida. Él demostró su amor por nosotros enviando a Cristo a morir por nosotros cuando todavía estábamos en nuestros pecados.

Debes venir con un corazón limpio y creyente. Jesús dijo: "Si ustedes creen, recibirán todo lo que pidan en oración", y, "Que se haga con ustedes conforme a su fe", (Mateo 21:22, 9:29). Sin embargo, pocos de nosotros tomamos en serio estas palabras, y pocos se atreven a pedir lo que Dios nos ha prometido tan generosamente.
 

¿Por qué debes orar?


Dios te manda a orar. El Nuevo Testamento está lleno de mandatos para orar: Ora continuamente. Velar y orar. Orar con acción de gracias. Orar en el Espíritu.

El ejemplo de nuestro Señor. Cristo fue obediente en la oración. Aunque su día estaba lleno de muchas presiones y responsabilidades, hizo de la oración una prioridad. Si Jesús dependía tanto de esta comunión en la oración a solas con su Padre, ¿cuánto más deberíamos tú y yo pasar tiempo a solas con Dios?

Los ejemplos de los discípulos y otros. Las vidas de los discípulos y las biografías de los cristianos que han sido utilizados poderosamente por Dios a lo largo de los siglos dan testimonio de la necesidad de la oración. También ellos son ejemplos de obediencia a su mandato de orar.

Tener comunión con Dios. Dios espera ansiosamente que acudas a Él en oración. Proverbios dice: "se complace en la oración de los justos" (15:8). Esto debería motivarte a pasar más tiempo con nuestro Señor porque deseas complacerlo y deleitarlo.

Llegar a ser un testigo fructífero de Cristo. El orden divino es: primero hablar con Dios sobre los hombres y luego hablar con los hombres sobre Dios. Dar testimonio es simplemente recoger los resultados de la oración, tanto la oración del que habla de Cristo como las oraciones de los demás.

 

¿Cómo puedo orar?


Considera ciertos elementos básicos de la oración. Estos pueden ser fácilmente recordados por la palabra "ACTS" ("hechos" en inglés), un acrónimo de las siguientes palabras:

Adoración: Adorar a Dios es adorarle y alabarle, honrarle y exaltarle en tu corazón y mente y con tus labios. Leer en voz alta salmos de alabanza y otras porciones similares de las Escrituras puede enriquecer mucho tu tiempo de oración.

Confesión: Al ver a Dios en su pureza, su santidad y su amor, te das cuenta de tu propio pecado e indignidad. A medida que el Espíritu Santo te hace consciente del pecado, querrás confesarlo. Recibe el perdón y la limpieza de Dios que te devolverá la comunión con Él.

Tener gratitud: No hay mejor manera de demostrar tu fe que decir "Gracias". Puedes agradecer a Dios no sólo por las muchas bendiciones de cada día, sino también por los problemas y adversidades. Dar gracias demuestra que realmente confías en Dios.

Súplica: La súplica incluye la petición por tus propias necesidades y la intercesión por los demás. No hay nada demasiado pequeño o demasiado grande para llevarlo ante el Señor.

Dedica tiempo a orar por los demás. Los cristianos a menudo no se dan cuenta de la importancia de la intercesión. Ora por otros cristianos y anímalos a orar por ti.

Ora especialmente por una oportunidad diaria de presentar a otros a Cristo. Puede ser que Él quiera que ganes para Él un campus universitario, una oficina o una comunidad; o que cada persona en el radio de una hectárea de tu casa sea visitada personalmente por alguien que presente con amor, oración e inteligencia los deseos de Cristo.

Recuerda que, al inclinarte en oración, estás aprovechando una fuente de poder que puede cambiar el curso de la historia. La oración es el mayor privilegio de la vida cristiana y la fuente de poder más revolucionaria conocida por el hombre.
 

Paso de acción:

Las Escrituras nos ordenan "oren sin cesar" (1 Tesalonicenses 5:17, Nueva Versión Internacional.) ¿Cómo puedes ser creativo para hacer de esto un hábito en tu vida diaria?.

©1994-2019 Cru. todos los derechos reservados.