Caminando con Jesús

La obediencia de la fe

The Compass

Pablo, un siervo de Dios y apóstol de Jesucristo por la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que conduce a la piedad, una fe y un conocimiento apoyado en la esperanza de vida eterna, que Dios, que no miente, prometieron antes del comienzo del tiempo y en su estación designada trajo su palabra a la luz a través de la predicación que me encomendó el mandato de Dios nuestro Salvador,

A Tito, mi verdadero hijo en la común fe: gracia y paz de Dios el padre y Cristo Jesús nuestro Salvador. — Tito 1:1-4

Tito es uno de los más olvidados libros del Nuevo Testamento, pero es rico con la verdad. Hay dos observaciones claves que debería ayudar a su discípulo a descubrir. Abrirá los tesoros de este libro. La primera puede encontrarse prestando atención estrecha al saludo de Pablo en 1:1-4. Tras la identificación de sí mismo y su propósito, Pablo da su saludo habitual... de. Él dice: "gracia y paz de Dios el padre y Cristo Jesús nuestro Salvador."

¿Lo captas? Si estás acostumbrado a la lectura de cartas de Pablo, podría sonar extraño a usted. La vuelta hacia atrás a través de la Biblia y mirar sus cartas. Leer el saludo que utiliza en cada letra. Adelante, te esperaré.

Si realmente hiciste que usted debe haber notado el saludo formulaica utiliza en sus cartas: "gracia y paz a vosotros de Dios Padre y del Señor Jesucristo." Romanos, 1 Corintios, 2 Corintios, Gálatas, Efesios, y en y en, él usa esa frase cada vez que escribe una carta, sin falta. Eso es hasta que él consigue a Tito. En esta carta, en lugar de llamar a Jesús «Señor», atribuye a él el título "Salvador." De hecho, si usted explora a través del resto de Tito, no encontrarás una sola instancia de Pablo usando el término "Señor". En su lugar encontrará instancias repetidas de él llamando a Jesús "Salvador".

Que no parezca significativo, pero el me hacia fuera. En todas las cartas de Pablo utiliza el término «Señor» 257 veces. En cada letra utiliza repetidamente. Incluso en el muy breve carta a Filemón llama a Jesús "Señor" media docena de veces. El señorío de Jesús es constantemente en sus labios. Pero él no la usa una vez en todo lo de Tito.

Por el contrario sólo utiliza la palabra "Salvador" doce veces en sus escritos. Completamente la mitad de los que ocurren en su carta a Tito. 0/257 para 6/12 para el Salvador y Señor. ¿No parece como que Pablo está tratando de hacer un punto? Jesús es el Salvador, el Salvador, el Salvador, el Salvador. ¿Por qué el énfasis?

Gran pregunta. La respuesta puede encontrarse en clave número dos. Si la exploración a través de Tito otra vez (o mejor aún, leer cuidadosamente), encontrarás una frase recurrente además el recurrente título de Salvador. Antes de seguir leyendo esto, Lea sobre Tito y ver si la encuentras.

Aquí está. ¿Estás listo?

1:8 algo que debe ser hospitalario, quien ama lo que es bueno.

1:16 son abominables, desobedientes y no apto para hacer algo bueno.

2:7 en todo lo que puso un ejemplo haciendo lo que es bueno.

2:14 [Jesucristo] se entregó por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo que es su propio, ganas de hacer lo que es bueno.

3:1 recordar al pueblo a someterse a los gobernantes y autoridades, a obedecer, a estar dispuestos a hacer lo que es bueno.

3:8 y quiero hacer hincapié en estas cosas para que aquellos que han confiado en Dios sea cuidadosos para dedicarse a hacer lo que es bueno.

3:14 que la gente debe aprender a dedicarse a hacer lo que es bueno. Hacer lo que es bueno, hacer lo que es bueno, hacer lo que es bueno.

UN POCO DE HISTORIA

Tito fue el pastor de la iglesia en Creta. Creta era un lugar desagradable. Según su propio profeta Epimenides, "cretenses son siempre mentirosos, malas bestias, glotones perezosos." En este escenario, exhortación principal de Pablo a este pastor es llamar a su gente a vivir vidas justas. Pablo sabía que en esa isla oscura el Evangelio brillar en la vida de los redimidos. Así los repetidos llamamientos a hacer lo que es bueno.

Pablo también sabía que era importante no sólo que vivan vidas justas, sino que lo hicieron de la motivación correcta. Algunos creen erróneamente que estamos para obedecer a Jesús simplemente porque él es el Señor. Es decir, ellos creen que la motivación adecuada para la obediencia es el miedo del castigo que tiene la autoridad para llevar. Mientras que él es el Señor y gobernante de todos, no es su Señoría que nos motiva a la obediencia. Por el contrario, es su gracia que él nos ofrece como Salvador, que nos mueve a obedecer.

Es por este motivo exacto que en la carta más fuerte de Pablo en obediencia y justos viven él absolutamente descuida la oficina del Señor y destaca e incluso sobre-enfatiza la oficina de Salvador. Estamos para hacer lo que es bueno, hacer lo que es bueno, hacer lo que es bueno, porque Jesús es el Salvador, el Salvador, el Salvador, el Salvador.

Es fundamental para entender estas dos teclas (y de tal modo el punto de Tito). Jesús quiere que su pueblo sea diferente, pero no simplemente diferente: mejor. Según 2:14, dio a sí mismo por nosotros, no sólo para redimirnos, sino también para convertirnos en un pueblo que está dispuesto a hacer lo que es bueno. La gracia no es licencia para pecar; es una invitación a una mayor calidad de vida en conjunto. Tito 3:3-8 es un paralelo a Efesios 2:1-10 y un resumen del Evangelio. Echa un vistazo a los dos pasajes y verás lo que quiero decir.

TITO 3:3-8

Al mismo tiempo también éramos insensatos, desobedientes, engañados y esclavizados por todo tipo de pasiones y placeres. Vivíamos en malicia y envidia, ser odiado y que odia el uno con el otro. Pero cuando la bondad y el amor de Dios nuestro Salvador apareció, él nos salvó, no por justas cosas que habíamos hecho, sino por su misericordia. Nos salvó mediante el lavado de renacimiento y renovación por el Espíritu Santo, que derramó sobre nosotros generosamente por medio de Jesucristo nuestro Salvador, para que, justificados por su gracia, podamos ser herederos con la esperanza de vida eterna. Esto es un dicho digno de confianza. Y quiero hacer hincapié en estas cosas, para que aquellos que han confiado en Dios sea cuidadosos para dedicarse a hacer lo que es bueno. Estas cosas son excelentes y rentables para todos.

EFESIOS 2:1-10

En cuanto a usted, usted estaba muerto en sus transgresiones y pecados, en que se utilizaba para vivir cuando has seguido los caminos de este mundo y de la regla del Reino de los cielos, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia. Todos nosotros también vivieron entre ellos en un momento gratificante los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa y siguiendo sus deseos y pensamientos. Como el resto, fuimos objetos de la naturaleza de la ira. Pero debido a su gran amor por nosotros, Dios, que es rico en misericordia, nos dio vida con Cristo aun estando nosotros muertos en pecados, por gracia sois salvos. Y Dios nos a había levantado con Cristo y nosotros sentados con él en los reinos celestiales en Cristo Jesús, a fin de que en los próximos años podría mostrar la incomparable riqueza de su gracia en su bondad hacia nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia sois salvos, por la fe y esto no de vosotros, es don de Dios — no por obras, para que nadie se jacte. Porque somos hechura de Dios, crean en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que nosotros.

En Tito 3:8, después de resumir el Evangelio de la gracia, Pablo dice, "y quiero hacer hincapié en estas cosas, para que aquellos que han confiado en Dios sea cuidadosos para dedicarse a hacer lo que es bueno." Es decir, es la historia del Salvador que repetir constantemente, con el fin de llevar una vida obediente, marcada por la bondad.

Extracto tomado de "La brújula"

©1994-2019 Cru. All Rights Reserved.