Principios de Evangelismo

El evangelio no es para mis amigosThe Gospel Isn't for My Friends

Stormy Harding miró su teléfono. Una lista de los nombres de sus amigos descansaba sobre la mesa delante de ella. La lluvia caía. Era el último día de la conferencia Cru Break Big Break 2014 en Panama City Beach, Florida, y Stormy estaba sentado en el patio de una cafetería. Estaba a punto de llamar a sus amigos para hablar sobre Jesús.

El miedo y la duda aparecieron. "¿Quién soy yo para contarle sobre Cristo cuando todo el semestre pasado fui un mal ejemplo?" pensó. Pero de alguna manera, Dios le dio el coraje para escribir los números. El teléfono comenzó a sonar. De repente, sus nervios comenzaron a disiparse. Ella había dado el primer paso.

Porqué es tan dificil?

A menudo es más difícil hablar de nuestra fe con quienes nos conocen mejor. Con la práctica, podemos vencer el miedo a compartir el Evangelio con extraños, pero de alguna manera hablar con nuestros amigos parece mucho más difícil de superar. El miedo puede ser paralizante. Parece que hay más en juego: nuestra reputación, la relación.

"Cuando compartes con extraños, son solo eso, extraños. No importa si rechazan lo que dices ", dijo Stormy.

Pero es diferente con los amigos. ¿Ella me rechazará? ¿Pensará que estoy loco? ¿Ella incluso me creería?

Estas dudas son comunes.

¿Cómo nos movemos más allá de las inseguridades y los miedos para comunicar nuestras noticias más importantes con las personas más importantes de nuestras vidas?

 

¿Por qué iban a escuchar?

En las vacaciones de primavera del año anterior, Stormy estaba bebiendo y festejando con sus compañeros de equipo de softbol. Aunque era cristiana en ese momento, ella vivió una doble vida: constantemente en los estudios bíblicos y las reuniones semanales de Cru, pero pasando los fines de semana como la típica fiesta universitaria.

Se sintió atrapada y aislada. "Les estaba mostrando a mis compañeros de equipo este tipo de evangelio falso", dijo, describiéndose a sí misma como una hipócrita.

Pero Dios la despertó.

La vida de Stormy comenzó a cambiar durante el año siguiente, y su pasión por Jesús se reavivó. Ella descubrió que con extraños o compañeros de trabajo, Jesús naturalmente surgió en una conversación. Pero todavía creía que sus compañeros de equipo nunca la escucharían.

"Me han visto actuar de esta manera, entonces, ¿por qué algo de lo que digo se considera verdad? ¿Por qué sería válido?

Conquistando el miedo

Pero en ese día lluvioso en Florida, Stormy hizo a un lado sus miedos. Llamó a cada uno de sus 12 compañeros de equipo, organizando una conversación individual con cinco de ellos la semana siguiente. Uno de sus compañeros de equipo era Taylor Sheer. "Hay algo importante de lo que deberíamos hablar", dijo Stormy. "Entonces, ¡salgamos!"

Taylor fue criada como cristiana, pero desde que fue a la universidad se había alejado de Dios.

Sentada lado a lado en el departamento de Stormy el próximo fin de semana, Stormy le contó que Jesús murió por traer su vida. Ella explicó que cada persona tiene una opción, elegir el mundo o seguir a Jesús, el Rey que se sacrificó para pagar nuestros pecados. Stormy expresó que anhelaba correr la carrera cristiana con Taylor, pero no podía hacerlo a menos que Taylor tomara esa decisión por sí misma.

Seis meses después, Taylor entregó su vida a Jesús.

 

3 maneras de dar ese primer paso

  • Contarle a amigos sobre Jesús puede llenarnos de ansiedad, pero aquí hay tres consejos para ayudarlo a dar ese primer paso, como lo hizo Stormy.
  • Ora por tus amigos y por las oportunidades. Haga un marcador con 5-10 nombres de personas con las que quiera hablar sobre Jesús. Guárdelo en su Biblia o en su agenda para que recuerde orar por ellos. Confía en Dios para brindar oportunidades.
  • Practica la curiosidad. Somos responsables de tener conversaciones espirituales con nuestros amigos, pero hacer preguntas sobre sus vidas puede despertar interés en sus creencias. Una de las mejores maneras de hacer esto es buscar tiempo con tus amigos y practicar la curiosidad por ellos.

 

¿Cómo está ella realmente? ¿Hay algo realmente desafiante por lo que está pasando? ¿Qué cosas le gusta hacer y por qué? ¿Cómo es su familia?

La conversación espiritual ideal es la que comienza tu amigo.

Practica la escucha enfocada. Esto requiere un poco de concentración, pero muestra cuidado por la otra persona. Mantenga su mente enfocada en lo que están diciendo. No intentes pensar en la siguiente pregunta que hacer o en el próximo comentario que hacer. Confíe en que Dios le dará las palabras correctas para decir y el momento.

Stormy encontró difícil dar el primer paso para hablar sobre su fe. Pero dentro de las siguientes semanas después de hacer esa primera llamada, Stormy había superado el miedo para poder tener conversaciones del Evangelio con cada uno de sus 12 compañeros de equipo. Su intencionalidad y su amor natural y cuidado por sus amigos le permitieron a Stormy hacer una transición fácil de cada conversación para hablar sobre Jesús.

 

Rachel Ferchak

a Pittsburgh native, serves as editor-in-chief of digital and print communications for Cru. A 2012 graduate of Ohio University, she received a journalism degree, which so far has taken her around the U.S., to Morocco, Russia, Spain and Moldova. Contact Rachel at Rachel.Ferchak@cru.org.

©1994-2019 Cru. todos los derechos reservados.