Proyecto Chihuahua - Cd del Carmen.

Ponte la dia y mantente enterado de lo que Dios esta haciendo en este proyecto.

13 de Enero. Dia 1.

Orar, pedir permiso, levantar finanzas, preparar materiales, contactar iglesias y estudiantes… El tiempo de preparación había quedado atrás… Sheila, Gaby, Adai, Álvaro, Javi y Jime, nos encontrábamos abordando el vuelo 724 hacia Chihuahua. Una mezcla de emoción, sueño, nervios, alegría, expectación, un tanto de miedo, una fuerte convicción de que Dios estaba haciendo algo grandioso y unas tremendas ganas de servir, embargaban nuestros pensamientos y hacían eco en nuestros corazones. Ver el amanecer sobre las nubes nos llenaba de paz y esperanza al recordarnos que Jesús estaba en medio de nosotros.

Dios iniciaría esta aventura con un detalle invaluable que jamás olvidaremos; en el aeropuerto, la familia Hernández, de la iglesia anfitriona, nos esperaba con un cartel: “Bienvenidos, Cru”. Ésa misma familia que nos recibió, nos invitó a desayunar un platillo típico que prepararon especialmente para que lo probásemos, un delicioso menudo y chiles chilaca con queso. Dios nos comenzaba a consentir con el amor de este recibimiento. 

Nos pusimos en camino al Templo Bíblico “El Camino” para participar del discipulado del grupo de jóvenes y el servicio dominical con toda la iglesia. Se reunieron un aproximado de quince jóvenes. Fue increíble el escuchar que toda esta comunidad de fe estuvo orando incesantemente por nosotros y por lo que Dios quería hacer a través de este viaje. Nos sentimos amados, cuidados, apapachados, infinitamente agradecidos y en el lugar correcto para participar en lo que Dios está haciendo en la ciudad.

Al finalizar el servicio jugamos unas divertidas partidas de ping pong y posteriormente nos invitaron a comer con todo el grupo juvenil. 

El resto de la tarde, todos juntos, visitamos la presa “El rejón”, donde disfrutamos de la tirolesa y un paseo en bicicleta. Compartir risas, bromas y tanta diversión con nuestros anfitriones, nos permitió conocerlos un poco más.

Finalizamos nuestra velada probando los típicos elotes en vaso, con crema. Para algunos, una experiencia no tan agradable pero de singular valor para seguir creando comunidad.

Esa noche conocimos a Joseph, Michelle y la pequeña Joy, la familia que hospedarían a las chicas. Fue un privilegio ver la disposición de su corazón para servir a Dios con todo lo que poseen, con todo lo que son y con todo lo que hacen. Gracias al Señor por sus vidas.

Erick Calderón llevó a los chicos a su departamento, donde ellos se hospedarían.

Un día lleno de gracia había acabado, reponer fuerzas para el día siguiente, fue nuestra oración al concluir todas las actividades.

14 de Enero. Dia 2.

Después de acabar toda nuestra rutina de aseo personal, nos reunimos en el departamento de Erick para iniciar el día en oración y con un devocional, juntos. Anhelábamos ver asistentes a las capacitaciones que tendríamos ese día, queríamos servirles y desafiarlos a ser verdaderos discípulos de Jesucristo y a que hicieran otros discípulos de Él, agradecíamos la forma en la que se había desarrollado el itinerario, el día anterior; pedíamos sabiduría para hablar, servir, amar, escuchar e inspirar.

Compartimos el desayuno y nos dirigimos a la iglesia.

Dios superó por completo nuestras expectativas. Tuvimos una asistencia de más de quince personas, entre ellos dos pastores de otras dos iglesias que llevaron a sus jóvenes a participar. Después de unos rompehielos y dinámicas introductorias, iniciamos la primera capacitación “La Gran Comisión”. Repartimos el material que llevábamos preparado y proyectamos una serie de videos y presentación. Continuamos con el siguiente seminario sobre “¿Cómo compartir mi fe?”, hablamos sobre qué realmente es el evangelismo y modelamos cómo usar las Cuatro Leyes Espirituales para presentar el evangelio. Tuvimos una sesión de práctica y pasamos al tiempo de comida. 

Después de comer y divertirnos con el ping pong, compartimos la segunda parte del seminario sobre compartir mi fe. Tuvimos otra sesión de práctica y pasamos a otras dinámicas introductorias de la última ponencia sobre “Discipulado”.

Al terminar las presentaciones se hizo el “Reto del voluntario clave” para identificar a los estudiantes interesados en levantar un movimiento espiritual en su campus. Invitamos a todos a asistir al congreso anual de Cru México, en semana santa y a poner en práctica, junto con nosotros, la teoría de las capacitaciones, en el Tec 1, Tec 2, la Universidad Politécnica de Chihuahua y la UACH, durante el resto de la semana.

A pesar de las actividades del día, teníamos suficiente energía para hacer las compras de súper para los desayunos y cenas de la semana, así que nos pusimos en marcha.

Compartimos la cena y nos dispusimos a descansar, profundamente conmovimos por la gracia de Dios en todo lo que había sucedido durante el día, la gran pasión de los jóvenes universitarios y pastores, por Jesús y su anhelo enorme de testificar sobre Él.

15 de Enero. Dia 3.

Dios es Padre Bueno y tremendamente Fiel. Ésa fue la conclusión del día ¿Por qué? Todo inició con nuestro devocional diario y tiempo de oración juntos. Un delicioso desayuno nos dio la energía para comenzar el itinerario. Preparamos los fólders de Cru para compartir de Jesús, las plumas de “cadaestudiante.com”, los folletos de las Cuatro Leyes Espirituales, las encuestas para estudiantes de primer ingreso, los carteles, Soularium, Perspectiva e Imagen encuesta. Una vez listos, partimos hacia la iglesia, de donde saldríamos con los chicos capacitados un día anterior, hacia el Tec 1.

Ocho estudiantes (José Luis, Elisa, Ana, Iván, Shely, Azareth, Rubí, David) nos esperaban emocionados y expectantes de lo que haríamos. Al llegar al campus oramos por él. Seguido a ello, nos dividimos en equipos para compartir las Cuatro Leyes (4L) y usar el demás material. Fue increíble ver cómo Shely, David y Rubí, tomaban el liderazgo en su propio campus, solicitando permiso a sus autoridades para las actividades que se tendrían, orando y animando a los demás a involucrarse en este proyecto. Todos los que fueron capacitados, compartieron el folleto 4L y experimentaron el desafío de dar seguimiento a quienes respondieran afirmativamente al evangelio.

Después de una ardua jornada de trabajo, de estudiantes dispuestos a escuchar y otros que no, de los nervios de hablar a alguien acerca de Jesús, de las preguntas retadoras de quienes aún no conocen a Dios y de caminar y caminar por todo el campus, regresamos a la iglesia a disfrutar un delicioso y típico manjar chihuahuense, los montados. Si alguna vez quieren venir a visitar a los estudiantes en estos lares y ver lo que Dios sigue obrando en la ciudad, no se olviden de pedirles que los lleven a degustar este suculento platillo.

Una tarde-noche de turismo por el centro de Chihuahua y una noche de juegos de mesa, nos aguardaba para concluir este día.

Llenos de gozo y lágrimas de alegría por la respuesta de todos los chicos a conocer más a Dios y servirle con todo su ser, compartimos nuestras experiencias, desafíos y lo que Dios se encontraba trabajando en nosotros a través de esta aventura de fe y los retos que vendrían después del viaje.

Dios está mostrado Su gloria, gracia, poder, fidelidad, provisión y amor por cada uno de los que venimos a servir y de los que han sido servidos. A Él toda alabanza por Su grandeza.

©1994-2019 Cru. todos los derechos reservados.