Crecimiento espiritual

¿Por qué celebrar las pascuas?

Josh se pregunta: ¿Por qué celebrar las Pascuas?

A la medida que nos conmovemos por la llegada de la Pascua quiero hacerte una pregunta: ¿En qué deberíamos poner nuestro enfoque? ¿La historia de un conejito de chocolate? O quizás ¿el amor mas dulce de todos?

No sé por qué el conejo de pascuas recibe tanta publicidad en Pascua. Estoy seguro que no es real. 🙂 No encontré ninguna prueba histórica de él en la Biblia. Ni en el Antiguo Testamento y tampoco en el Nuevo Testamento.

Ok, estoy bromeando acerca de buscar el mítico Conejo de Pascuas en la Biblia. Pero si quiero reforzar este punto: La Pascua no se trata de chocolates, gomitas ni huevos colorados.  

Pascuas, mis amigos, se trata sobre la relación personal que cambia la vida que Dios quiere tener con cada uno de nosotros. Ningún regalo de chocolate que usted y yo podamos recibir o regalar en esta Pascua tiene un poco de la dulzura de esos increíbles regalos.

 

Lo sé, es una historia radical

Quizás no sabías esto de mi, pero en una época dudaba totalmente de Dios y de la deidad de Cristo. De hecho, después de graduarme, me propuse comprobar que la Biblia no era nada más que una colección de registros torcidos y poco fiables de eventos históricos y míticos. Dicho de manera sencilla, si hubiera podido verificar que la Biblia no era un documento fiable de historia, entonces podría mostrar que todo lo que decía acerca de Dios y la fe cristiana estaba en duda.

REALMENTE quise hacer eso. La existencia de Dios no concordaba con mi cosmovisión. Como no tenía ninguna duda de que mi visión del mundo era correcta, asumí que desacreditar a Dios y la Biblia iba a ser deliciosamente fácil. ¡No podía esperar para exponer a Dios y a Cristo como fraudes! Entonces viajé por todo Europa, buscando manuscritos históricos y eruditos conocedores para validar mi punto de vista - Pero hacerlo más allá de cualquier sombra de duda.

Pero, con el tiempo tuve que admitir que la evidencia de que Cristo era exactamente quién dijo que era, fue inmensa. Para ser intelectualmente honesto, no podía negar o ignorar esta verdad. Me hubiese lavado las manos diciendo “simplemente me rehúso a aceptarlo.”

Evaluar la vida a través de nuestra cosmovisión

Entiendo que cada uno de nosotros ve la vida a través de los lentes de su propia cosmovisión. Algunos de nosotros adquirimos nuestra perspectiva de la vida a través de influencias como el darwinismo, el posmodernismo o incluso la filosofía iluminista. Algunos de nosotros forjamos nuestra visión del mundo por la forma en que las personas nos tratan. Algunos de nosotros simplemente aceptamos como verdad lo que nos enseñaron nuestros padres, amigos o educadores. (¡Hey! ¡No confíes y no creas todo lo que escuchas en las redes sociales!)

Pero diré, audazmente, que una verdadera cosmovisión explica el mundo como realmente es. No como elegimos verlo.

Algunas personas encuentran casi imposible creer que Dios es un ser agradable que nos mantiene en su mente las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Un joven encantador que conocí en una conferencia, por ejemplo, estaba vinculado a la idea de que “Dios” es simplemente una fuerza de energía masiva. Así que una relación personal, insistió él, no es posible ni intencional.

Mmmmmm…. Estaré de acuerdo en que Dios es una energía sobrenatural. ¿Pero impersonal? De ninguna manera. Una "fuerza de energía" que no escucha mis oraciones, ni seca mis lágrimas ni celebra mis triunfos no puede compararse con el Dios muy personal y práctico que he venido a conocer en los últimos 50 años. Amigos, Dios está activo en los detalles más pequeños de nuestras vidas. La Biblia nos lo dice, y nuestra propia experiencia diaria lo confirma.

 

¿Una creación del ser humano?

“Pero tu Dios y tu Biblia son una creación de los seres humanos,” argumentó mi joven amigo, “en eso todas las religiones son iguales.”

En realidad, el cristianismo no tiene nada que ver con otras religiones. Tampoco se creó tomando prestado de religiones anteriores, como sugieren algunos críticos (Esta verdad es evidente por sí misma, si pones en algún esfuerzo de estudio.)

La Biblia nos da un conocimiento concreto del carácter amoroso pero santo de Dios. Nos enseña que Dios es un ser eterno que es todopoderoso, siempre presente, que nunca cambia, que todo lo sabe, y que está loco por nosotros. La Biblia es muy clara en un punto: el costo personal que Dios estuvo dispuesto a pagar para demostrar su amor eterno por nosotros.

 

Es Pascua: ¡Sé dulce como Jesús!

Mi amigo todavía no puede ver el valor del sacrificio de Jesús, ni la dulce, dulce alegría que tenemos los cristianos debido a la resurrección de Jesús. Así que le pedí que me hiciera un favor: considerar la verdad de Dios con una mente abierta, como lo hice cuando tenía su edad. Al menos cuestionar la validez de su cosmovisión. "Quién sabe", admitió, mientras nos estrechábamos las manos con afecto en la separación. "Podría cambiar de opinión algún día. En parte porque estabas dispuesto a discutir esto de manera amistosa conmigo".

Amigos, ¡su comentario perforó mi corazón tan seguramente como los clavos traspasaron las manos y pies de Cristo! La historia de la resurrección es la historia más increíble de la historia. Pero si no compartimos la Buena Nueva con una actitud de amor, respeto y gracia – en términos de Pascua: si no somos dulces - perdemos la oportunidad de compartir nuestro amor por Jesús. Perdemos la oportunidad de tener influencia. Esta Pascua, ¡modelemos la dulzura de Jesús!

 

¿A dónde voy ahora? Podés visitar:

¿Cómo conocer a Dios personalmente?

¿Cómo compartitr mi fe con otros?

 

Previous Story

Core Essential

©1994-2019 Cru. All Rights Reserved.