Quieres conocer a Dios personalmente

¿Qué necesitas para comenzar una relación con Dios? ¿Dedicarte a obras de caridad? ¿Convertirte en una mejor persona para que Dios te acepte?

 

Te sorprenderá que ninguna de esas cosas funcione. Pero Dios ha dejado muy claro en la Biblia cómo podemos conocerlo.

Los siguientes principios explicarán cómo puedes comenzar personalmente una relación con Dios, ahora mismo, a través de Jesucristo ...

 

Conoce a Dios - Principio 1

Dios te ama y te ofrece un plan maravilloso para tu vida.

El amor de Dios

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16, RV1960)

El plan de Dios

Cristo dice: "Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" [una vida completa y con propósito] (Juan 10:10, RV1960)

 

 

¿Por qué la mayoría de las personas no experimentan la vida abundante? Porque...

 

Conoce a Dios - Principio 2

El hombre es pecador y está separado de Dios, por lo tanto no puede conocer ni experimentar el amor y plan de Dios para su vida.

El hombre es pecador

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23, RV1960)

El hombre fue creado para vivir en comunión con Dios; pero debido a su voluntad terca y egoísta, escogió su propio camino y su relación con Dios se interrumpió. Esta voluntad egoísta, caracterizada por una actitud de rebelión activa o indiferencia pasiva, es una evidencia de lo que la Biblia llama pecado.

El hombre está separado

“Porque la paga del pecado es muerte" [o sea separación espiritual de Dios] (Romanos 6:23, RV1960)

Este diagrama ilustra que Dios es santo y que el hombre es pecador. Un gran abismo lo separa. El hombre está tratando continuamente de alcanzar a Dios para establecer una relación personal con Él a través de sus propios esfuerzos, tales como vivir una buena vida, filosofía o religión, pero siempre falla en su intento.

 

La tercera ley explica la única manera de cruzar este abismo ...

 

Conoce a Dios - Principio 3

Jesucristo es la única provisión de Dios para nuestro pecado. Solo a través de Él puedes conocer a Dios personalmente y experimentar su amor y plan para tu vida.

Él murió en nuestro lugar

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8, RV1960)

El resucitó de entre los muertos

“Cristo murió por nuestros pecados...fue sepultado y ...resucitó al tercer día conforme a las Escrituras;...apareció a Pedro, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos...” (1 Corintios 15:3-6, RV1960)

Él es el único camino a Dios

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí” (Juan 14:6, RV1960)

Este diagrama ilustra que Dios ha cruzado el abismo que nos separa de Él, al enviar a Su Hijo, Jesucristo, a morir en la cruz en nuestro lugar para pagar la condena por nuestros pecados.
 

 

 

No es suficiente conocer estos tres principios ...

 

Conoce a Dios - Principio 4

Debemos individualmente recibir a Jesucristo como Salvador y Señor; sólo así podremos experimentar el amor y el plan de Dios para nuestras vidas.

Debemos recibir a Cristo

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dió potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12, RV1960)

Recibimos a Cristo mediante la fe

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8,9, RV1960)

Cuando recibimos a Cristo, experimentamos un nuevo nacimiento. (Lee Juan 3:1-8)

Recibimos a Cristo por medio de una invitación

Cristo dice: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él..." (Apocalipsis 3:20, RV1960)

Recibir a Cristo significa volverse a Dios, abandonando nuestra vida egocéntrica (arrepentimiento), confiando en Cristo para que venga a nuestra vida y nos perdone nuestros pecados. De esta manera podrá hacernos la clase de personas que Él quiere que seamos. El hecho de sólo estar de acuerdo intelectualmente de que Jesucristo es el Hijo de Dios y de que murió en la cruz por nuestros pecados, no es suficiente. Ni es suficiente el tener una experiencia emocional. Se recibe a Cristo por fe, como un acto de nuestra voluntad.

 

Estos dos círculos representan dos clases de vidas:

La Vida Dirigida por el Yo

La Vida Dirigida por Cristo

Preguntas

¿Cuál círculo representa realmente tu vida?

¿Cuál círculo te gustaría que repesentara tu vida? 

A continuación se explica cómo puedes recibir a Cristo:

Tú puedes recibir a Cristo ahora mismo por fe, mediante la oración

Orar es hablar con Dios. Dios conoce tu corazón y no tiene tanto interés en tus palabras, sino más bien en la actitud de tu corazón. La siguiente oración se sugiere como guía:

“Señor Jesús, te necesito. Gracias por morir en la cruz por mis pecados. Te abro la puerta de mi vida y te recibo como mi Salvador y Señor. Gracias por perdonar mis pecados y por darme vida eterna. Toma control del trono de mi vida. Hazme la persona que Tú quieres que yo sea”.

Si esta oración expresa el deseo de tu corazón, entonces tú puedes hacerla ahora mismo y Cristo vendrá a tu vida, como Él lo prometió.

¿Esta oración expresa el deseo de tu corazón?

Si, le pedí a Dios que entrara a mi vida

Me gustaría hacer más preguntas

(1) Juan 3:16 (NVI); (2) Juan 10:10; (3) Romanos 3:23; (4) Romanos 6:23; (5) Romanos 5:8; (6) 1 Corintios 15:3-6; (7) Juan 14:6; (8) John 1:12; (9) Efesios 2:8, 9; (10) Apocalipsis 3:20

Adaptado de "Conoces las Cuatro Leyes Espirituales" y "Te gustaría conocer a Dios personalmente", por el Dr. Bill Bright, fundador de Campus Crusade for Christ. © Campus Crusade for Christ. Todos los derechos reservados.

Recursos adicionales

Descarga el folleto "¿Quieres conocer a Dios personalmente?"  (PDF) para compartir con otra persona

Acceder a este contenido en la mayoría de los principales idiomas del mundo

Descarga ésta y otras herramientas de evangelismo a tu teléfono a través de la App GodTools

 

©1994-2019 Cru. All Rights Reserved.